google-site-verification: google5fa82c038225e7dd.html

lunes, 19 de noviembre de 2018

coral Trachyphyllia geoffroyi


coral Trachyphyllia geoffroyi

Taxonomía

Reino: Animalia
Filo: Cnidaria
Clase: Anthozoa
Subclase: Hexacorallia
Orden: Scleractinia
Familia:  Merulinidae
Género: Trachyphyllia
Especie: T. geoffroyi

Trachyphyllia es un género de coral, de la familia Merulinidae, de la clase Antozoo. Es un género monotípico, y su única especie es Trachyphyllia Geoffroy.

No es una especie excesivamente exigente con los parámetros acuáticos pero si exige cierta estabilidad sobre todo a lo que calcio y estroncio se refiere.

Estructura coralina: 

Pertenece al orden Scleractinia, por lo que su esqueleto es macizo y está compuesto de carbonato cálcico. Tras la muerte del coral, su esqueleto contribuye a la generación de nuevos arrecifes en la naturaleza, debido a que la acción del CO2 convierte muy lentamente su esqueleto en bicarbonato cálcico, sustancia ésta asimilable directamente por las colonias coralinas

Puede presentar de una a tres bocas en función del número de pólipos que contengan. Donde empieza uno y acaba el otro resulta francamente difícil de distinguir.



coral Trachyphyllia geoffroyi

Su distribución geográfica:

comprende el Indo-Pacífico, siendo especie nativa de Arabia Saudí, Australia, Birmania, Camboya, China, Comoros, Egipto, Eritrea, Filipinas, India, Indonesia, Israel, Japón, Jordania, Kenia, Madagascar, Malasia, Maldivas, Mauricio, Mayotte, Mozambique, Nueva Caledonia, Papúa Nueva Guinea, Reunión, islas Salomón, Seychelles, Singapur, Somalía, Sri Lanka, Sudán, Tailandia, Taiwán, Tanzania, Vanuatu, Vietnam, Yemen y Yibuti.

Los especímenes jóvenes: 

se fijan durante la fase de desarrollo sobre cualquier sustrato, al alcanzar cierto tamaño suelen romper la fijación por lo que se depositan en los fondos sin soporte, la posibilidad de hinchar sus pólipos impide al coral hundirse en la arena.

coral Trachyphyllia geoffroyi


Alimentacion: 

Los pólipos contienen algas simbióticas; mutualistas, ambos organismos se benefician de la relación, llamadas zooxantelas. Las algas realizan la fotosíntesis produciendo oxígeno y azúcares, que son aprovechados por los pólipos, y se alimentan de los catabolitos del coral, especialmente fósforo y nitrógeno.7​ Esto les proporciona entre el 75 y el 95% de sus necesidades alimenticias. El resto lo obtienen atrapando plancton con sus tentáculos.


Morfologia: 


Es un coral de "vida libre", lo que significa que, aunque posee un esqueleto cálcico, no está fijado al sustrato. Normalmente es de simetría bilateral. Posee de una a tres bocas, de unos 10 mm de diámetro.​ En raras ocasiones se ven grandes formaciones coloniales con un esqueleto flabelo-meandroide. Su base es cónica, para facilitar su enterramiento en suelos arenosos. Sus tentáculos aparecen por la noche, dispuestos en varias filas rodeando el disco oral, en ocasiones también por el día si hay alimento disponible.


Los valles tienen septos y lóbulos paliformes grandes y regulares. También la columela es grande y enmarañada. Usualmente mide unos 12 cm de diámetro, en ocasiones alcanza los 20 cm. El color más común del tejido del pólipo es verde, después marrón, a veces bandeado, y raramente azul o rojo. 

La coloración: 

del propio individuo nos indica el tipo de iluminación requerida. Colores verdes fluorescentes son demandantes de una alta intensidad lumínica mientras que los individuos rojizos se conforman con iluminaciones más modestas.

coral Trachyphyllia geoffroyi


Prefieren una corriente moderada lo que les permite extender en toda su longitud los pólipos. Estos pólipos cambian por la noche desplegando unos tentáculos blancos con los que busca su alimento.

Reproducción: 

Existen reportes de reproducción asexuada en cautiverio, en la que pequeñas piezas se separan de la colonia madre. ​ En la reproducción sexual, la mayoría de los corales liberan óvulos y espermatozoides al agua, siendo por tanto la fecundación externa. Los huevos, una vez en el exterior, permanecen a la deriva arrastrados por las corrientes varios días, más tarde se forma una larva plánula​ que, tras deambular por la columna de agua marina, cae al fondo, se adhiere a él y comienza a secretar carbonato cálcico para formar un esqueleto, o coralito. Los especímenes jóvenes se fijan durante la fase de desarrollo sobre cualquier sustrato, al alcanzar cierto tamaño suelen romper la fijación, por lo que se depositan en los fondos sin soporte, la posibilidad de hinchar sus pólipos impide al coral hundirse en la arena